nuggets de pollo
Los nuggets de pollo son uno de esos platos que le encantan a todo el mundo. No podemos abusar mucho de ellos, pero de tanto en cuando resultan una muy buena opción, tanto para mayores como para pequeños. Normalmente los compramos en el supermercado precocinados y, en consecuencia, llevan un montón de aditivos. Es por ello que resulta poco recomendable comerlos regularmente.
Sin embargo, hoy compartimos con vosotros una muy buena alternativa a los nuggets de compra y es que os enseñamos a hacer nuggets de pollo caseros.

Receta de nuggets

Una de las cosas que más me gustan de esta receta de nuggets es que no llevan ni queso, ni leche, ni pan de molde. Son alimentos que he visto que se repiten en muchas de las recetas que se pueden encontrar por internet. Por ello, creo que se trata de una muy buena forma de realizar nuggets totalmente caseros y, por tanto, mucho más saludables que los que podemos comprar en el supermercado.

Como hacer nuggets caseros

INGREDIENTES:

-500 gr. de pechuga de pollo
-Un trocito cebolla
-Harina
-Pan rallado o breadcrumbs
-Huevo
-1 diente de ajo
-2 cucharadas de Maizena

PREPARACIÓN:

  1. El primer paso será cortar las pechugas de pollo en dados, a las cuales previamente les tendremos que haber retirado grasa. Posteriormente, picaremos el pollo, pero primero lo cortamos a dados para facilitar el proceso.
  2. Lo siguiente va a ser cortar un pequeño trozo de cebolla. En el vídeo, hago servir una cebolla muy grande. Si más o menos utilizas una de ese tamaño, recuerda que bastará con cortar una octava parte. Si utilizas una cebolla más pequeña puedes tratar de calcular a ojo un trozo parecido. En realidad, la cebolla es simplemente para dar un poco más de sabor a los nuggets.
  3. A continuación, limpiamos un diente de ajo.
  4. Una vez tenemos todos estos ingredientes, vamos a añadirlos a la picadora o al vaso de picadora de túrmix.
  5. Antes de triturar la mezcla vamos a añadir las dos cucharadas de Maizena. Nos va a ayudar a que la masa coja forma y sea homogénea.
  6. Ahora vamos a picarlo todo.
  7. Cuando tengamos la pasta hecha, con las manos mojadas para que no se nos pegue, vamos a darle forma de nuggets. Para lograr el aspecto que tienen, podemos tratar de hacer pequeñas bolitas y aplastarlas.
  8. A continuación, vamos a proceder al rebozado. Primero pasaremos la masa por la harina, después por el huevo y finalmente por el pan rallado o breadcrumbs. Como veréis en el vídeo, yo me decanto por utilizar breadcrumbs, que viene a ser un pan rallado mucho más grueso. Con ello, conseguiremos darle un aspecto mucho más rústico y auténtico a nuestros nuggets. Lo podréis encontrar en prácticamente cualquier supermercado, al lado del pan rayado.

 

Llegados a este punto, podríamos congelar los nuggets. De esta manera, tendríamos un plato delicioso para cualquier otro momento. El día que los quisierais cocinar, simplemente los tendríais que sacar del congelador y poner directamente a la sartén.

También podríais cocinarlos directamente, una vez estuviera terminada la masa. Como digo, podéis cocinarlos fácilmente en una sartén con abundante aceite, aunque yo me decanto por hacerlo en la freidora sin aceite. Ya os he hablado de ello en alguna otra ocasión, pero uno de mis utensilios favoritos e indispensables es la freidora sin aceite. Yo utilizo la Freidora de aire Mondial, un tipo de freidora que recomiendo muchísimo. No solo porqué es una forma rápida y limpia de cocinar, sino también porqué resulta mucho más saludable.

En definitiva, si utilizáis esta freidora de aire, os recomiendo que cocinéis vuestros nuggets a 200 grados unos 10 o 15 minutos. Como veréis en el vídeo, la apariencia de estos nuggets caseros es totalmente espectacular.

¿Aún no has visto el vídeo? Puedes echarle un vistazo a continuación…

Nuggets caseros con ketchup casero

Os recomiendo complementar estos deliciosos nuggets de pollo con un buen ketchup. Y ya que hemos preparado una receta casera, el ketchup que los acompañe también debería serlo. Por eso, a continuación os dejo el enlace a nuestra receta de ketchup casero. Si os animáis a hacerlo, veréis que sale tan delicioso como el ketchup que puedas comprar en el supermercado.
En definitiva, transformar la deliciosa comida rápida en recetas algo más saludables y caseras es totalmente posible. Os animo a que probéis estos nuggets de pollo con ketchup casero y a que compartáis vuestra experiencia con nosotros. ¡Déjanos tu comentario!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.