mousse de fresa

¡Hola a todos!
Hoy os traigo una receta para chuparse los dedos ahora que todavía es temporada de fresas y se pueden encontrar bien de precio y buenísimas.
Se trata de unos muffins de fresa, o para los de toda la vida: ¡Magdalenas de fresa!
Son muy esponjosas y las convierte en excelentes el hecho de irte encontrando los trocitos de fresa natural mientras te las comes. Son ideales para el desayuno o merienda y muy sanas para dar a los niños.

Ingredientes (12 muffins aprox.)

-250 gr. de fresas
-250 gr. de azúcar (50 son para macerar las fresas)

-2 huevos
-250 gr. de harina
-100 gr. de mantequilla
-200 ml. de leche
-15 gr. de levadura química (tipo Royal)
-1/2 cucharadita de vainilla endulzada
-1/2 cucharadita de canela
-Una pizca de sal

¡Empezamos!

Empezamos poniendo a macerar las fresas cortadas en trocitos pequeños
en un bol con los 50gr. de azúcar durante media hora. Os recomiendo que hagáis
los trocitos más pequeños que los de la foto, porque las primeras veces
cuesta un poco encontrar el punto de cocción al horno y si los trozos son
grandes aún es más dificultoso.

 

Mientras, en un bol mezclamos la mantequilla, la leche y los huevos con una batidora de mano. Si la mantequilla está tibia te será mucho más fácil.

 

En otro bol mezclamos los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la levadura, la vainilla azucarada, la canela y la sal.

Consejo: Si las hacéis con azúcar moreno quedan más sabrosas.

 

Una vez mezclado vamos añadiendo poco a poco la mezcla líquida del primer bol. Yo normalmente no le acabo de poner toda para que no quede demasiado líquida. Si esto ocurriera debería arreglar añadiendo harina.

Entonces añadimos los trozos de fresa macerados sin remover demasiado para que no pierda esponjosidad.

 

Ahora ya podemos ir poniendo la masa en los moldes. Se deben llenar hasta una tercera parte.

 

Un consejo: No utilicéis papel de magdalena. La masa es consistente y más con el peso de las fresas. Por tanto, si utilizáis papeles de magdalena se os van a derrumbar y se derramará la masa. A mí me van muy bien los moldes de
flan metálicos de toda la vida, o también podéis utilizar moldes de
silicona si tenéis en casa.

 

¡Y hacia el horno! Los dejaremos unos 25 minutos a
190ºC. Podéis saber si están cocidos pinchándolos con un punzón de madera, si
sale limpio ya están cocidos. Si queréis podéis tirar azúcar molido por encima para
decorar.

 

Una vez fuera del horno, dejadlos enfriar un rato y entonces desmoldarlos.

 

 

Ya veréis qué aroma os hará toda la casa…
Espero que probéis la receta y que me digáis cómo os han salido.

¡Buen provecho!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.